sábado, 10 de marzo de 2012

Abanicos y cuentos para aprender

VIVIR COMO LAS FLORES

- Maestro, ¿qué debo hacer para no quedarme molesto? Algunas personas hablan demasiado, otras son ignorantes. Algunas son indiferentes. Siento odio por aquellas que son mentirosas y sufro.

- ¡Pues, vive como las flores!, advirtió el maestro.

- Y ¿cómo es vivir como las flores?, preguntó el discípulo.

- Pon atención a esas flores -continuó el maestro, señalando unos lirios
que crecían en el jardín. Ellas nacen en el estiércol, sin embargo son puras y perfumadas. Extraen del abono maloliente todo aquello que les es útil y saludable, pero no permiten que lo agrio de la tierra manche la frescura de sus pétalos.

Es justo angustiarse con las propias culpas, pero no es sabio permitir que los vicios de los demás te incomoden.


Los defectos de ellos son de ellos y no tuyos. Y si no son tuyos, no hay motivo para molestarse...
Ejercita entonces, la virtud de rechazar todo el mal que viene desde afuera y perfuma la vida de los demás haciendo el bien.

Ésto, es vivir como las flores.

¿os ha gustado? yo quiero ser flor cada dia de mi vida.

Que tengáis un feliz fin de semana lleno de perfume floral.Gracias por acompañarme

      Un millón de abrazos y pétalos de colores




8 comentarios:

  1. Sabia lección pero a veces difícil de aplicar

    besoss me encantó el abanico

    ResponderEliminar
  2. Muy bonito y primaveral!!!

    feliz finde
    eljardindemiduende

    ResponderEliminar
  3. ¡Qué bonito! Estoy de sorteo por si te quieres apuntar: http://enarasthings.blogspot.com/2012/02/blog-post_20.html
    Besos

    ResponderEliminar
  4. Preciosas palabras y que verdaderas y precioso tu abanico amiga!
    Un abrazo.
    Charo

    ResponderEliminar
  5. Precioso el abanico ,y muy bonito el cuento ,es algo que tengo que aprender pero resulta dificil de aplicar.Un abrazo Paula

    ResponderEliminar
  6. hola Cecilia
    Me gustó mucho el abanico con esas preciosas flores... muy apropiado para alguien tan alegre, vital y romántica como vos.
    Muy lindo el cuento, tenemos que ser como las flores.
    Mil besos

    ResponderEliminar
  7. Hola Cecilia
    Bellísimo el abanico! Y el cuento da para leerlo atentamente y reflexionar.
    Hermosas las agendas de la entrada anterior!
    Besos y buen domingo,
    Sandra

    ResponderEliminar